Bienvenidos

Damos la bienvenida a quienes nos visitan. Nuestro propósito es ejercer la defensa y difusión de la tradición católica desde la feligresía de su principal baluarte: la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Especialmente cuando, una vez abiertos ciertos espacios de recuperación frente a la acción devastadora que siguió al Concilio Vaticano II, se ve hoy atacada por muchos falsos tradicionalistas (cismáticos, sedevacantistas, rebeldes sin causa) que pretenden disfrazar de celo apostólico lo que es verdadera deserción.


"La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, la expongan y la difundan fielmente en su predicación".

(Catecismo de la Iglesia Católica, 81)


"Nuestra identidad es el único medio eficaz para ayudar a la Iglesia a restaurar la Cristiandad"

(Mons. Bernard Fellay, 16 de Julio de 2012)

DÓMINO SERVIÉNTES, SPE GAUDÉNTES

EN RECUADRO

QUE NO NOS ESCANDALICE LA PASIÓN DE LA IGLESIA


La vemos desfigurada, cargando la cruz y coronada de espinas.

Escarnecida por el mundo y traicionada por muchos que visten de blanco, de escarlata, de negro, de jean.

Pero es la Iglesia, y por eso debemos ver en ella a Nuestro Señor Jesucristo que revive la Pasión en su Cuerpo Místico.

Más que nunca permanezcamos fieles, sosteniendo la Tradición católica cuando tantos huyen pretextando: “No, no es la verdadera Iglesia”, o “La Iglesia ha quedado sin Cabeza Visible”.

Es el testamento que ha dejado nuestro venerado Monseñor Marcel Lefebvre a sus verdaderos herederos.


Ver nuestra entrada: LA PASIÓN DE LA IGLESIA

"Yo estaré en agonía, por causa de las almas más beneficiadas, hasta el fin del mundo. Durante este tiempo de agonía –hijo mío- nadie debe dormir”
(
Ntro. Sr. Jesucristo, en: “Una visión profética del Padre Pío”)

4/9/16

IDENTIDAD Y CONFIANZA


En estos días,  los "sedevacantes" y los "seudo-resistentes" están muy alborotados. La posibilidad, quizás próxima, de que la Fraternidad Sacerdotal San Pío  X reciba un muy merecido reconocimiento canónico, los tiene sobre ascuas.

Carecen de identidad propia y viven a la sombra de la Fraternidad. Es por eso que los afecta cualquier suceso que se refiera a ella, sobre todo el que pueda respaldarla, afianzarla como una institución de la Iglesia.

No tienen una identidad positiva y punto.

Los feligreses reunidos en torno a los prioratos de la Fraternidad tenemos identidad positiva y, consiguientemente, otra actitud. Confiamos en el Superior General y en quienes lo asisten en este momento tan relevante. Sabemos que cualquier decisión al respecto no responde a otro interés que el mismo apostolado fiel a la Tradición católica, que la Fraternidad sostiene al servicio de la Iglesia.

Mantengámonos unidos en oración,  y ofrezcamos sacrificios para que una definición llegue pronto, y sea la que verdaderamente sirva a la Gloria de Dios y a la salvación de las almas.