Bienvenidos

Damos la bienvenida a quienes nos visitan. Nuestro propósito es ejercer la defensa y difusión de la tradición católica desde la feligresía de su principal baluarte: la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Especialmente cuando, una vez abiertos ciertos espacios de recuperación frente a la acción devastadora que siguió al Concilio Vaticano II, se ve hoy atacada por muchos falsos tradicionalistas (cismáticos, sedevacantistas, rebeldes sin causa) que pretenden disfrazar de celo apostólico lo que es verdadera deserción.


"La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, la expongan y la difundan fielmente en su predicación".

(Catecismo de la Iglesia Católica, 81)


"Nuestra identidad es el único medio eficaz para ayudar a la Iglesia a restaurar la Cristiandad"

(Mons. Bernard Fellay, 16 de Julio de 2012)

DÓMINO SERVIÉNTES, SPE GAUDÉNTES

EN RECUADRO

QUE NO NOS ESCANDALICE LA PASIÓN DE LA IGLESIA


La vemos desfigurada, cargando la cruz y coronada de espinas.

Escarnecida por el mundo y traicionada por muchos que visten de blanco, de escarlata, de negro, de jean.

Pero es la Iglesia, y por eso debemos ver en ella a Nuestro Señor Jesucristo que revive la Pasión en su Cuerpo Místico.

Más que nunca permanezcamos fieles, sosteniendo la Tradición católica cuando tantos huyen pretextando: “No, no es la verdadera Iglesia”, o “La Iglesia ha quedado sin Cabeza Visible”.

Es el testamento que ha dejado nuestro venerado Monseñor Marcel Lefebvre a sus verdaderos herederos.


Ver nuestra entrada: LA PASIÓN DE LA IGLESIA

"Yo estaré en agonía, por causa de las almas más beneficiadas, hasta el fin del mundo. Durante este tiempo de agonía –hijo mío- nadie debe dormir”
(
Ntro. Sr. Jesucristo, en: “Una visión profética del Padre Pío”)

Doctrina

Nuestros visitantes saben que esta bitácora nos tiene emplazados en la defensa más firme de la Fraternidad San Pío X, a sabiendas de que con esa acción estamos defendiendo a la misma Tradición católica contra sus enemigos de la falsa "tradición" y de la secta "conciliar" progresista. Planteado así, nos excusamos de ofrecer entradas sobre la doctrina católica, y preferimos recomendar páginas que la tratan de manera exquisita y completa; que con su excelencia suplen lo que a nosotros nos falta. Constituyen, sin duda, nuestra mejor retaguardia, y también nuestro mejor retiro cuando debemos recomponernos después de la refriega.

Ello no empece a que podamos aquí ofrecer, en la medida de nuestras posibilidades, algunos textos que ofrece Internet, mediante enlaces apropiados. Y empezamos.

 EL ALMA DE TODO APOSTOLADO

DOM J. B. CHAUTARD
ABAD DE LA ORDEN CISTERCIENSE
PRÓLOGO

Ex quo omnia
per quem omnia
in quo omnia.

Dios  altísimo  y  Bondad  Absoluta.  Qué  admirables  y  deslumbradoras  son  las
verdades de la Fe, que nos descubren lo más intimo de tu Vida.
Tú, Padre santísimo, te miras desde la eternidad en el Verbo, imagen perfecta
tuya.
El  Verbo  queda  extático  al  contemplar  tu  Belleza,  y  del  éxtasis  de los  -dos,
surge el Espíritu Santo como un Volcán de Amor.
Tú, Trinidad Santísima, eres la única vida interior perfecta, superabundante e
infinita.
Porque eres la Bondad sin límites, deseas difundir tu vida íntima. Al conjuro de
tu Voz, tus obras salen de la nada, proclamando tus perfecciones entre cantos
de gloria.
Tu Espíritu de Amor, acuciado por la necesidad inmensa que siente de amar y
entregarse, colmará el abismo que te separa del polvo animado por tu soplo de
vida.
Así, merced a Él, en tu Seno aparece el Decreto de nuestra divinización.
Este barro amasado por tus Manos, podrá ser deificado, y tener parte en tu
eterna bienaventuranza.
Tu Verbo se brinda a realizar esta obra, haciéndose carne para que nosotros
nos hagamos dioses (1).
Y esto lo lograste, oh Verbo, sin dejar el Seno de tu Padre, en el cual subsiste
tu Vida esencial, Fuente de donde brotarán las maravillas de tu apostolado.
Oh Jesús, "Díos con nosotros", tú entregas a los apóstoles el Evangelio, la Cruz
y la Eucaristía, enviándoles a engendrar hijos de adopción para tu Padre.
Y después vuelves al Padre.
Desde  ese  momento  a  tu  cargo  queda,  divino  Espíritu,  la  santificación  y  el
gobierno  del  cuerpo  místico  del  Hombre-Dios  (2),  realizados  por  Ti  con  la
colaboración de los auxiliares que escogiste para hacer que baje la vida divina
de la Cabeza a los miembros. CLIC PARA SEGUIR LEYENDO



 LE DESTRONARON

Del liberalismo a la apostasía. La tragedia conciliar

Marcel Lefebvre

Prefacio
La idea de esta obra nació con algunas conferencias sobre el liberalismo
dadas a los seminaristas de Ecône. El fin de esas conferencias era instruir a
esos futuros sacerdotes sobre el error más grave y más nocivo de los tiempos
modernos y permitirles formarse un juicio conforme a la verdad y a la fe
sobre todas las consecuencias y manifestaciones del liberalismo ateo y del
catolicismo liberal.
Los cat´olicos liberales introducen los errores liberales en el interior de la
Iglesia y en las sociedades todavía algo católicas. Es muy instructivo volver
a leer las enseñanzas de los Papas al respecto y comprobar el vigor de sus
condenaciones. Es de gran valor recordar la aprobación de Pío IX a Luis
Veuillot, autor del admirable libro L’Ilusion Libérale [La Ilusión Liberal], y
la del Santo Oficio al del Padre Félix Sardá y Salvany El Liberalismo es
Pecado.
¿Qué habrían pensado esos autores si hubieran comprobado, como nosotros
hoy, que el liberalismo es rey y señor en el Vaticano y en los episcopados? De
all´ı la urgente necesidad, para los futuros sacerdotes, de conocer este error.
Pues el católico liberal tiene un falso concepto del acto de fe, como bien lo
muestra el Padre Sardá (Cap. VII). La fe no es ya una dependencia objetiva
de la autoridad de Dios, sino un sentimiento subjetivo, que, en consecuencia,
respeta todos los errores y especialmente los errores religiosos. Luis Veuillot
en su Cap. XXXIII muestra bien que el principio fundamental del 1789 es
la independencia religiosa, la secularización de la sociedad y en definitiva,
la libertad religiosa. El Padre Tissier de Mallerais, secretario general de la
Fraternidad Sacerdotal San P´ıo X, alentado por el Superior General, tuvo la
idea de completar y organizar ese conjunto de conferencias y de publicarlas,
a fin de que esta enseñanza tan actual pueda aprovechar a otros, más allá de
los seminaristas.

Y mientras se llevaba a cabo este trabajo, cumplíase en Asís la más abominable manifestación del catolicismo liberal, prueba tangible de que el Papa y
aquellos que lo apoyan tienen una falsa noción de la fe, noción modernista,
que va a sacudir todo el edificio de la Iglesia. El Papa mismo lo anuncia en
su alocución del 22 de diciembre de 1986 a los miembros de la Curia. A fin
de guardar y proteger la fe católica de la peste del liberalismo, este libro me
parece llegar muy oportunamente, haciéndose eco de las palabras de Nuestro
Señor: Aquel que crea ser´a salvo, aquel que no crea se condenaría; es esta fe la
que el Verbo de Dios encarnado ha exigido a todos si quieren ser salvados. Ella
causó su muerte, y siguiendo su camino, la de todos los mártires y testigos
que la han profesado. Con el liberalismo religioso, no hay m´as m´artires ni
misioneros, sino liquidadores de la religión, reunidos alrededor de la pipa de
una paz puramente verbal.
Lejos de nosotros ese liberalismo sepulturero de la Iglesia cat´olica.
Siguiendo a Nuestro Señor llevemos el estandarte de la Cruz, único signo y
única fuente de salvación. Que Nuestra Señora de Fátima en el 70 aniversario
de su aparición, se digne bendecir la difusión de este libro que hace eco a sus
predicciones.
Ecône, 13 de enero de 1987 en la fiesta del Bautismo de Nuestro Señor.
MARCEL LEFEBVRE CLIC PARA SEGUIR LEYENDO